Descripción del proyecto

La movilización neurodinámica, neural, o también llamada neuromeníngea es un método tanto de diagnóstico (a través de test neurodinámicos) como de tratamiento de las alteraciones mecánicas del sistema nervioso.

Para ello se llevan a cabo movimientos específicos de las extremidades y del raquis con el fin de movilizar el tejido neural, mejorando su tolerancia al estrés mecánico (fuerzas de compresión, tensión y fricción) al que es sometido durante los movimientos habituales que realizamos en la vida diaria y, de esta manera, reducir los síntomas.

¿Cómo puede lesionarse el sistema nervioso periférico?

Los nervios discurren en el cuerpo a través de túneles entre músculos, fascias, huesos…, con el fin de llegar a los tejidos que inervan. Cuando dichas estructuras entre las que pasan presentan alguna patología (contractura, inflamación, rigidez del tejido, atrapamiento,…) puede producirse una irritación del tejido neural que dará lugar a dolor.

A lo largo del recorrido de los troncos nerviosos, existen varios puntos considerados como “zonas de conflicto”, que son lugares donde, por las especiales condiciones anatómicas de las estructuras que rodean al nervio, su movimiento a través de ellas puede verse dificultado, quedando en ocasiones atrapado y siendo comprimido

TRATAMIENTO

Una vez hecha la exploración, procedemos al tratamiento, aplicando, bien técnicas de movilización neural con carga tensil, bien de movimiento con deslizamiento, asociadas a masaje de los tejidos que forman el lecho neural.

Con ello mejoramos progresivamente la movilidad del tejido nervioso, así como su irrigación sanguínea, en busca de una disminución de los síntomas.

Las técnicas que se aplican pueden ser pasivas (realizadas por el Fisioterapeuta) o activas (ejercicios de autotratamiento).

Reserva tu cita ahora: